Calidad: una materia prima trazada desde el campo a la cervecería

Del campo a la malta

La malta y sus subproductos se utilizan esencialmente en la alimentación humana o animal. Por este motivo es esencial poder garantizar la vigilancia de todas las etapas y asegurar una comercialización segura en esta cadena alimentaria.

En relación directa con el deseo de Malteurop de convertirse en el líder incontestable de la industria maltera, la política de calidad del grupo está enfocada a asegurar la excelencia en cuatro áreas:

  • conocer las necesidades de los clientes para satisfacerles mejor y anticipar sus evoluciones;
  • controlar las materias primas para producir una malta conforme a las exigencias de los consumidores de cerveza;
  • optimizar el dominio de las herramientas de producción y los procedimientos de fabricación para garantizar una calidad regular a un coste aceptable;
  • formar y desarrollar las competencias de los colaboradores, actores esenciales en el éxito de nuestra política de calidad.

Gracias a su organización interna, su tamaño, su implantación industrial y su presencia en el mercado mundial de la malta, Malteurop dispone de los medios para respetar el conjunto de las reglamentaciones de los países fabricantes, los países consumidores y la Unión europea, así como las exigencias de los cerveceros, sometidas a evoluciones crecientes. Así, las herramientas francesas han recibido la certificación GMP (Good Manufacturing Practice), las alemanas la QS (Quality and Safety) y las españolas la ISO14000, además de las certificaciones ISO 9001 de las herramientas francesas, portuguesas, alemanas y polacas.

En Francia, los agricultores reseñan el conjunto de las operaciones vinculadas al cultivo de las cebadas cerveceras a través de una base de datos internet. Esto permite relacionar los resultados de cultivo a los itinerarios y establecer un uso pertinente de los productos de salud vegetal mediante una vigilancia plurianual. Por consiguiente, sobre un lote de malta, la trazabilidad puede remontar hasta la parcela, sabiendo que un lote de malta puede proceder de 500 parcelas diferentes. En un contexto global de sensibilización creciente sobre la gestión de los riesgos, la trazabilidad parcelaria digital es una gran ventaja para la industria agro-alimentaria.

De la malta a la cervecería

En el marco del control HACCP, los puntos críticos de cada una de las fábricas de Malteurop han sido identificados. El registro continúo de los parámetros de fabricación permite vigilar estos puntos críticos y garantizar la alimentariedad de nuestros productos.

En Alemania, todos los resultados de análisis sanitarios de la maltería Langerringen pueden ser consultados por los clientes con total transparencia y en tiempo real a través del sitio Web. En esta misma fábrica, una herramienta de recopilación automatizada del conjunto de los parámetros de producción permite un mejor control de la fabricación en tiempo real.

En nuestras malterías, toda llegada de materias primas o expedición de producto elaborado está sometida a una extracción de muestras; éstas se conservan para posibles intervenciones posteriores.

Las malterías del grupo se someten a auditorias y homologaciones de forma regular por parte de nuestros clientes cerveceros.

En calidad de actor en las asociaciones profesionales Malteurs de France (Malteros de Francia) y Euromalt, Malteurop participa en las redes de vigilancia para informar a la cadena y permitir su adecuación a los nuevos riesgos.

Certificaciones y proyectos

Más allá de esta seguridad alimentaria, Malteurop cuenta también con el certificado ISO9000 para la mejora general de la satisfacción del cliente. Esta política, establecida en los diferentes países y estructuras, desemboca en una identificación constante de las acciones para apoyar la mejora de acuerdo con las expectativas de los clientes.

En el marco de esta mejora continua, Malteurop desarrolla con regularidad nuevos proyectos como:

  • la limpieza húmeda de las cebadas para mejorar su limpieza;
  • un nuevo método de control para aumentar la rapidez con la que se obtienen resultados;
  • la predicción de la funcionalidad de la malta en la sala de cocción.