Responsable de explotación de maltería

El responsable de la explotación participa en la determinación de los objetivos de producción de la malta, como los costes, los plazos, la calidad y la cantidad. Esto implica una estrecha colaboración con el conjunto de los servicios de Malteurop, los clientes cerveceros y los proveedores de cebada.

Se le puede llamar “el hombre malta”, ya que es él quien, en calidad de garante de la calidad de la malta producida, sigue el producto, a diario y de cerca, a todo lo largo de las etapas evolutivas del grano. Asegura la regularidad de este último según las exigencias de los clientes, mientras trabaja sobre una materia prima viva, no homogénea y constantemente diferente. Su reto es, por tanto, adaptar continuamente el proceso de fabricación en función de las materias primas de las que dispone y de los pliegos de condiciones de los clientes, mientras busca la mejora de los productos y procedimientos.

Antes que técnico de proceso industrial, es un excelente administrador que interviene en la evolución de las competencias de los miembros del equipo de producción. Se encarga de animar y dirigir su equipo compuesto de ayudantes y obreros de producción. La autonomía, la comunicación, el trabajo en concertación resultan primordiales, ya que la fábrica funciona en continuo, las instalaciones “pesadas” y automatizadas son inmensas y los tonelajes manipulados son voluminosos.

La seguridad es así crucial para todos e incumbe al responsable de explotación. Éste debe cerciorarse de que su equipo trabaja en buenas condiciones, con total seguridad. Para ello, implementa medidas preventivas, formaciones, equipos adaptados. Con la colaboración del responsable técnico, se cerciora igualmente de la seguridad de las instalaciones, previniendo los riesgos de explosión.

Es el principal responsable de la optimización de las herramientas de producción, promoviendo mejoras en los procedimientos e instalaciones compatibles con el respeto del medio ambiente.